V CONDE DE SALAZAR,  IV MARQUÉS DE BELVEDER, SEÑOR DE
LA VILLA DE VILLALBA Y DEL CASTILLO DE SERUGO (1637-1678);
CABº DEL TOISÓN DE ORO (28.X.1673); CAP CABª (1627); MDC INFª
ESP (1640-42), TTE.GRAL CABª (1642-50), CASTELLANO DE GANTE
(1650-53), DE CAMBRAI (1653-158) Y DE AMBERES (1674-78), CAP.
GRAL DE LA ARTILLERÍA (1658-1674).

Fue el tercer hijo varón de Luis de Velasco y Aragón (1560-1626), I mar-
qués de Belveder, II conde de Salazar, comendador de Santiago, y de An- ne
d'Henin d'Alsace, hija de Jacques de Henin (1548-1604), marqués de la Vere
y Vlessinghen, señor de Haussi, V conde de Boussu. Heredó los títulos
paternos por la muerte, sin descencencia, de sus hermanos mayo- res,
ambos también militares en Flandes: Jacinto, III conde de Salazar, II
marqués de Belveder (†en combate, 23-VII-1632), y Felipe Alberto (†18.V.
1637), IV conde y III marqués.

El 27.V.1627, cuando aun no había cumplido 18 años de edad fue proveí- do
con una compañía de lanzas españolas en atención a los méritos de su
padre, fallecido el año anterior en Madrid. Mandó dicha compañía duran- te
13 años, hasta su promoción a maestre de campo de infantería españo- la
(patente de 19.IV.1640) del tercio que había levado en 1637 J
osé de
Saavedra, vizconde y luego I marqués de Rivas de Saavedra, cuyo mando
ostentó hasta el 11.I.1642, en que pasó a serlo del
Tercio Viejo de Infan-
tería española en aquellos estados (1)
.  Sin embargo, apenas mantuvo dos
meses dicho empleo porque el 12.III.1642 fue proveído en Fernando de
Quesada Toledo, I conde de Garcíez. Aunque carecemos de constancia
documental, creemos que Juan de Velasco había sido promovido a tenien- te
general de la Caballería, empleo que sabemos tenía en 1645 porque así se
titula al expedir una certificación de servicios. Por aquella época, existían tres
ejércitos diferentes en los Estados de Flandes, llamados res- pectivamente
de las fronteras de Francia, de las fronteras de Brabante y de Luxemburgo o
Alsacia, cada uno de los cuales cubría un puesto de te- niente general del
Arma montada. Juan debió comenzar a ejercerlo en el último (Alsacia) pero,
más adelante, pasó con el mismo puesto al de Bra- bante (disuelto junto al de
Alsacia en 1648) y, entre dicho año y 1650, al ejército principal o de Francia.
Aquel mismo año (1650), antes de abril, se le confió la castellanía de Gante,
la tercera en importancia de aquellos es- tados, que retuvo hasta que, en
1653, fue transferido a la de Cambrai,con el título y ejercicio anejo de capitán
general del Cambresado. Allí perma- neció hasta 1658, en que fue
designado
Gran maestre y Capitán general de la Artillería de los Países
Bajos; a la sazón, y sin tomar en cuenta a los gobernadores de las armas —
de provisión discontinua— el cuarto puesto en el escalafón de aquel ejército.
Fungió dicho empleo hasta su promo -ción a la castellanía de Amberes
(1674), la principal de los Países Bajos por sus preeminencias y último de
sus destinos militares, que ocupó has- ta el final de sus dias.

En 1652, al crease en los ejércitos españoles el rango de Sargento general
de batalla, le fue concedida aquellas dignidad, siendo su patente una de las
primeras que se expidieron (12 de marzo); antes, en 1646, había diri -gido el
socorro de Venlo, única de las operaciones militares en que tuvo mando
independiente, si bien había participado en numerosas acciones bélicas que
sería prolijo enumerar. Casó con una dama flamenca de la ca- sa de Lens, en
la que tuvo a Luis de Velasco y Licques, caballero santia - guista, VI conde
de Salazar, a cuyo favor renunció el título marquesal de Belveder y que éste
ilustró —en vida de su padre— como maestre de cam- po de infantería
española. Como su padre,
también sería teniente general de la Caballería del
Ejército de Flandes.

(1).—En Francia recibían el nombre de Vieux Corps los 4 de mayor antigüedad,  pe-
ro en los ejércitos del Rey de España el calificativo de Tercio Viejo se aplicaba a la
unidad más antigua de cada nacionalidad que servía en un determinado distrito
militar. Así, en Flandes, existía un Tercio Viejo de infantería española o, abreviada-
mente, Tercio Viejo de españoles, como también lo hubo entre la infantería valona,
italiana, borgoñona o irlandesa. La misma distinción se aplicó en los ejércitos de
Lombardía, Cataluña, Extremadura, e incluso, entre los tercios de la Armada.

                                                                                    © JUAN L. SÁNCHEZ.
Grabado de Lucas Vorsterman (1595-1675),
que forma parte de uno de los 118 meda-
llones con retratos y escudos de armas de los
asistentes a la ceremonia de la proclama-
ción de Carlos II como conde de Flandes, que
tuvo lugar en Gante, el 2 de rnayo de 1666
(original de 82 x 122 mm). En la orla del me-
dallón se lee la siguiente inscripción: “Don
Jean de Velasco Conte de Salasar, Marquis
de Belvider grand Maistre de l'Artillerie” (I.H.
no. 9659). El artista, que captó magis-
tralmente la fisonomía del retratado, grabó
también el escudo de sus armas, que repro-
ducimos abajo de otra fuente coloreada.
Aunque desconocido hasta hace bien poco,
tambien existe un retrato de nuestro perso-
naje, pintado ca. 1650. Perteneció a la pina-
coteca del marqués de Leganés y se con-
serva en el Palacio del Senado (Cat. 122
moderno). Quizá ignoren todavía su iden-
tidad, que desvelé en  
R&D-22 con el auxilio
del catalogo que formara en su dia el pintor
Podestá sobre la colección primtiva.
JUAN DE VELASCO Y HENIN, V CONDE DE SALAZAR, IV
MARQUÉS DE BELVEDER
(Bruselas, 1609 — Amberes, 5.V.1678).