ESTUDIOS HISTORIOBÉLICOS. EDICIÓN DIGITAL
LA CABALLERÍA ESPAÑOLA EN LOS SIGLOS XVII Y XVIII.
Fernando Mogaburo es militar y licenciado en Historia. Me escribió hará unos meses para
consultarme algunas dudas sobre el historial de una unidad en activo que quería desarrollar
y desde entonces hemos sostenido una correspondencia crecientemente interesante y densa,
generalmente a partir de sus metódicas e intencionadas preguntas. Hoy componen ya un
voluminoso cuestionario, repleto de informaciones que pueden resultar útiles a terceros. Con
tal fin me propongo transcribirlo, al menos parcialmente, así como también reelaborar algu-
nas respuestas que, debido a las premuras, quedaron insuficientemente trabajadas en su
momento.  
P.—Completando el árbol genealógico del Regimiento con los datos
de que dispongo, me han surgido varias dudas, por cuanto se con-
tradicen con información que teníamos de Sotto Montes y los cua-
tro estados de fuerza que incluye en su "Síntesis histórica de la Ca-
ballería española" (Madrid, 1968) para la segunda mitad del siglo
XVII. En el primero (página 280), proporciona la relación de unida-
des destinadas en los Países Bajos en 1649, en la que aparece un ter-
cio de San Juan. ¿Es este el mismo que se convierte en Regimiento
de Dupuy en 1701 y de Barcelona en 1718 (el cual se fusiona en 1763
con Príncipe, unidad cuyo historial recoge Montesa en 1944)? Te-
nía entendido que este tercio se había creado en 1670.
R.—Aunque Joaquin de Sotto Montes aluda al  reglamento de for-
mación de los Tercios de Caballería del Ejército de Flandes (7.III.
1649), lo cierto es que la relación de unidades que incluye seguida-
mente nada tiene que ver con las que se crearon entonces. La suya
está copiada de una que publicó Clonard en su
Historia Orgánica
(tomo IV, pg. 466-67), aunque sin mencionar la fecha a la que per-
tenecía. Trabajándola en su momento, llegué a la conclusión de que
correspondía al año 1673; es decir, ¡24 años después de la aparición
de los primeros tercios montados!
Hace ya algunos años que copié en Simancas la relación completa
de la Caballería del Ejército de Flandes según la revista pasada el
25.XII.1649, que desglosa los efectivos a nivel de compañías e iden-
tifica a todos los capitanes que pasaron la muestra. Abajo reproduz-
co un resumen tabulado de la misma, una vez depurados los erro-
res nominales que contenían sus transcripciones:
UNIDADES DE CABALLERÍA DEL EJÉRCITO DE FLANDES SEGUN LA
MUESTRA DE 25 DE DICIEMBRE DE 1649
CIAS
OFIC
SOLD.
MONT
SOLD.DESM
TOTAL
COMPAÑIAS DE GUARDIAS
         
1.— CIA DE LANZAS DE LA GUARDIA DEL GOBERNADOR
1
8
119
0
127
2.— CIA DE ARCABUCEROS DE LA GUARDIA DEL GOBERNADOR
1
10
72
42
124
3.—CIA DEL GENERAL DE LA CABALLERIA PRINCIPE DE LIGNE
1
8
138
20
166
4.—CIA DEL TENIENTE GENERAL DON ANTONIO DE LA CUEVA
1
10
149
0
159
TERCIOS DE CABALLERIA ESPAÑOLA
         
1.— TERCIO DEL COMISARIO GENERAL EL CABº VILLANUEVA
5
61
328
43
432
2.— TERCIO DEL COMISARIO GENERAL LUIS CAYRO
5
50
302
82
434
3.— TERCIO DE JUAN DIEGO DE AMEZAGA
6
60
256
113
429
4.— TERCIO DE PEDRO DE CARVAJAL Y COBOS
5
50
     
5.— TERCIO DE JUAN VALDECARRANZA (†1653)
5
50
206
114
370
6.— TERCIO DE VICENTE ZURIMENDI
6
60
262
102
404
7.— TERCIO DE ARIAS GONZALO DE AVILA (†1650)
2
20
94
41
155
8.— TERCIO DE ANTONIO DE ALEVE
2
20
77
19
116
9.— COMPAÑIA DE ALVARO DE MIRANDA  
1
10
94
23
127
TERCIOS DE CABALLERÍA ITALIANA
         
1.— TERCIO DEL CONDE DE MONTECCUCOLI
5
       
TERCIOS DE CABALLERÍA VALONA
         
1.—TERCIO DEL BARON RENÉ ALBERT DE BOULERS
6
56
211
69
336
2.—TERCIO DE JACQUES DROUHOT
4
40
286
65
391
3.— TERCIO DEL CONDE DE RENENBOURG
4
36
191
64
291
4.— TERCIO DEL PRINCIPE DE HESSE HOMBURG
5
50
202
55
307
5.— TERCIO DE JEAN FEYT DE LONGUEVAL
3
30
130
69
229
REGIMIENTOS DE CABALLERÍA ALEMANA
         
1.— RGTº DEL CORONEL HANS OTTO
7
70
364
3
437
2.— RGTº DEL BARON DE CLINCHAMPS
7
70
318
2
390
3.— RGTº DEL SEÑOR DU MAGNY
6
60
321
6
387
4.— RGTº DEL BARON DE CHAUNIREY
7
68
353
6
427
5.— RGTº DEL BARON DE SELLES
7
70
267
11
348
6.— RGTº DEL BARON DE FEURS
6
60
230
42
332
7.— RGTº DEL SGTº GRAL DE BATALLA LOUIS DE SAVARY
6
60
434
62
556
8.— RGTº DE ULRICH DUQUE DE WüRTTENBERG ZU NEUENBURG
13
130
986
305
1.421
9.— RGTº DE GOTFRIED DUNCKEL  
6
60
240
48
348
10.—RGTº DEL CORONEL PETER BROUCQ
5
50
181
82
313
11.—RGTº DEL VIZCONDE DE LA WOËSTINE
5
50
84
73
207
12.—RGTº DEL CORONEL MICHAEL VAN DER WERDEN
5
50
143
77
270
13.—RGTº DEL PRINCIPE DE DARMSTADT
5
50
183
48
281
14.—RGTº DEL CORONEL HENRI GARNIER
5
50
194
86
330
15,—RGTº DEL CORONEL CHRISTIAN DE CUSTINE
5
50
185
67
302
16.—RGTº DEL BARÓN CLAUDE-FRANÇOIS DE LANNAN
5
50
539
0
589
REGIMIENTOS DE DRAGONES
         
1.— RGTº DE DRAGONES DEL CORONEL MORMAL
5
50
163
87
300
2.— RGTº DE DRAGONES DEL CORONEL D'ANDERMONT
6
32
98
24
154
REGIMIENTOS DE CROATAS
         
1.—RGTº DE CROATAS DEL CORONEL MATTHIAS HAJDER
9
88
491
98
677
TOTAL GENERAL
192
1.779
9.056
2.137
12.972
R (continuación).—Una vez resuelta la composición de las unidades verdaderamente
existentes en 1649, advertirás que no aparece entre ellas el Tercio del barón de San Juan, que
efectivamente se formó el 17 de octubre de 1670 y tuvo a lo largo de su vida orgánica, hasta su
disolución en 1763, las siguientes denominaciomes:
1670, TERCIO DEL BARÓN DE ST. JEAN DE STEEN> 1676, TERCIO DEL CONDE DE
MASTAING> 1692, TERCIO DE BORJA> 1695, TERCIO Y LUEGO RGTº DEL BARÓN DE
NOIRMONT> 1704, REGIMIENTO DE CANO> 1715, REGIMIENTO DE DUPUYS > 1718,
REGIMIENTO DE BARCELONA.
Sobre dicha Unidad puedo añadir la siguiente información complementaria:
Orgánica: La genealogía de ésta unidad fue resuelta por el coronel Rodolfo Acquaviva, que
presentó en 1725 una certificación ante Juan Antonio Samaniego, fiscal de la comisión que
había de fijar la antigüedad de las unidades entonces en activo. Según dicha certificación, la
Unidad fue levada como Tercio de Caballería española (en realidad, borgoñona) por el barón
de San Juan y pasó su primera muestra el 17.X.1670. Reducido a pie regimental en virtud de
la Ordenanza de 3.III.1701, pasó su primera muestra como tal en Brujas, el 29.X.1701. Com-
batió a sueldo de Francia en Alsacia (1710-13) y llegó a España a primeros de 1714, pasando
revista en Chonz y Estadilla (Cataluña), el 9.V.1714. Por R.D. de 10.II.1718 recibió  el nombre
perpetuo de BARCELONA, siendo disuelto en virtud de R.D. de 2.V.1763.
Mandos:
17.X.1670, Adrien-Honoré de Gand-Vilain (Briffoeil, 6.VIII.1632 — Tournai, 6.V.1710),  barón de Saint-
Jean-Steen y de Briffoeil, señor de Weldene
. El 4.VIII.1676 dejó el mando del regimiento para asumir en
Saint Omer el mando del Tercio de Infantería valona más antiguo de aquellos Estados (>R.I. FLANDES), que
mantendría hasta 1680.
6.VIII.1676, Claude de Jauche (†Mons, 1698), conde de Mastaing. Hijo de Felipe de Jauche, capitán de una
compañía franca de infantería que combatió en Fleurus (1622). Fue capitán de caballería en el Tercio de
Bucquoy y completaría su carrera como gobernador y gran Bailío del Pais de Hainaut, empleo que ejercía cuan-
do falleció.
20.I.1692, Luis de Borja y Ponce de León (1665-1718), Marqués de Taracena, Príncipe de Squillace,
caballero de Santiago y Comendador de La Sagra
. En 1706 abrazó el partido archiducal rindiendo el cas-
tillo de Amberes, del cual era castellano por Felipe V desde 1701. El Archiduque le mantuvo el empleo, que
seguría desempeñando hasta su muerte.
24.12.1695, Leonel Gallo de Salamanca, Barón de Noirmont, que vacó por su nombramiento como te-
niente de rey de Mons. Mariscal por patente de 31.X.1706, murió en junio de 1707.
21.III.1703, Gabriel Cano de Aponte (*Mora, Toledo, 30.III.1665 — Santiago de Chile, 11.XI.1733). Briga-
dier (31.X.1706), ascendió a mariscal de campo por patente de 1.XI.1710, aunque se le permitió  conservar el
mando de su regimiento, que condujo a España. En recompensa de sus servicios, Felipe V le hizo merced de
hábito de Calatrava (R.C. expedida en Aranjuez el 19.VI.1715) y, posteriormente, le nombró gobernador y ca-
pitán general de Cuba (25.VIII.1715), empleo del que no llegaría a tomar posesión porque se le mejoró con la
Capitanía general de Chile y la presidencia de la Audiencia de Santiago, que ejerció desde el 17.XII.1717 hasta
el 11.XI.1733, en que falleció en Santiago, al caerse del caballo durante un festival ecuestre.
1715, Felipe Dupuis, hijo de Nicolas Richard Dupuis, antiguo Tte.Gral. de la Cabª de Flandes. Sucedió a Fer-
nando Suárez de Figueroa como coronel del Rgtº de la Caballería Extranjera de Milán, donde ascendió a briga-
dier por patente de 1.IX.1705. Reformado dicho regimiento en 1715, Dupuys recibió la coronelía del R.C.
BARCELONA, que mandó hasta su promoción al mariscalato, el 6.VII.1718, hallándose en Siracusa (Sicilia),
aunque continuó al frente del regimiento hasta su regreso a España.
5.VI.1721, Rodolfo Acquaviva d’Aragona (*Atri, Nápoles, 5-V-1691 — Madrid, 1755), duque de Teramo y
después de
XVI duque de Atri (1744-1755), marqués de Acquaviva y Giulianova. Fue segundogénito de
Gian Girolamo de Acquaviva y Aragón (*Atri, 20-V-1663, †Roma, 14-VIII-1709), XIII duque de Atri, y de
Leonor Cecilia Spinelli. Sus hermanos mayores Giosia (†1710), XIV duque de Atri, y Domenico (†1744), XV
duque, también sirvieron en la caballería de Felipe V, siendo el segundo coronel del R.C. FARNESIO (1715-
1723). Rodolfo fue coronel por patente de 28.XI.1716, aunque no obtuvo el mando del R.C. BARCELONA
hasta 5.VI.1721. Sirvió de mariscal de logis de la Caballería durante el sitio de Gibraltar (1727), siendo recom-
pesado con el grado de brigadier de los RR. EE. (4.VIII.1727). Ascendió a mariscal en 1735 y después fue te-
niente general, capitán de la compañia italiana de RR.GG.CC, caballero del Toisón y Grande de España.
(1735-1748).-Tendría que mirar quien pudo ser el coronel entre esas fechas cinsultando las copias de revistas
que poseo fotocopiadas o las notas documentales que aun conservo manuscritas. Pero puede llevarme algún
tiempo.
(1748-1763), Miguel López Fernández de Heredia, que ascendió a Brigadier en 1758 y a mariscal en 1763.
En 1768 fue nombrado comandante general de las Islas Canarias, empleo que gozó hasta su fallecimiento en
1775, siendo TteGral de los RR.EE. desde 1770. Fue el último coronel del regimiento.
Claude de Jauche era bisnieto de
Gabriel de Jauche (en la foto),
reconstruído en "ninot" para la fiesta de
los gigantes de Lille (2004). Los Jauche
entregaron su sangre  con generosidad
al servicio de España, incluso después
de la pérdida de los Países Bajos.  Bal-
thasar-François, conde de Mastaing,
nieto de Claude, murió en la batalla de
Camposanto (1743); antes, su primo
Charles François de Jauche, conde de
Zweveghem, había muerto a causa de
las heridas recibidas en Bitonto (1734)
También los duques de Atri, que es un
título napolitano, mantuvieron su
lealtad a los reyes de España después
de la pérdida del antiguo virreinato
(1707), recuperado en 1734 por el
duque de Montemar. La foto reproduce
su palacio, edificado en el siglo XIV en
la villa ducal, la antigua Hatria
(Abruzzo)
P.—Dos páginas después (282-83), cuando reparte estas unidades en Bri-
gadas, aparecen Lietberg y Wesnael (no inclusos en la relación anterior),
mientras que no figura en ninguna de ellas el de Hersemburgo (Farne-
sio), que data de 1649. ¿Es que acaso todas estas unidades no cambiaron
su denominación entre 1649 y 1668 (fecha en la que se crean las Briga-
das en los Países Bajos), o bien es que el primer listado no se corresponde
con la primera fecha?
R.-En la primera respuesta a esta consulta no llegué a examinar más que
superficialmente la relación que Sotto y Montes publicó en las paginas
283-83 de su libro. Su referencia a las brigadas de caballería me hizo
creer que correspondía al año 1668, por lo que apunté lo siguiente:
La aparición de las brigadas (1668) no hay que sacarlas de su limitado
contexto, como hace Sotto, que además anticipa la creación del empleo
de brigadier bastantes años, ya que no existió en el Ejército español has-
ta comienzos del siglo XVIII. Los primeros tercios de Caballería de Flan-
des fueron todos disueltos en 1661, volviendo a descansar la organización
del Arma en aquellos estados sobre la antigua y obsoleta base de las com-
pañías sueltas hasta 1667. Ante la inesperada ruptura de las hostilidades
por Francia en 1667 —la llamada “Guerra de Devolución”, que violaba
flagrantemente el Tratado de los Pirineos—, el marqués de Castelrodrigo
adoptó la decisión de volver a crear unidades superiores a la compañía,
pero formó regimientos en vez de tercios. En la tradición militar españo-
la, las agrupaciones superiores al trozo (o tercio de caballería) eran las
“tropas”, no las brigadas; un nombre que sólamente se usó en Flandes al
introducirse la estructura regimental para la Caballería (1668). Pero des-
de 1669, cuando los regimientos volvieron a formarse en tercios, las agru-
paciones aleatorias de más de una unidad para un determinado servicio,
se llamaron "cuerpos", a diferencia de la Península, donde continuó em-
pleándose el nombre de "trozos", resultando el de "brigada" tan efímero
como la existencia de los primeros regimientos. En efecto, en la Corte, la
reacción ante la decisión de Castelrodrigo fue de estupor
«por la nove-
dad»
. El marqués hubo de dar explicaciones el 16 de agosto de 1668, en
respuesta a una carta de Pedro Fernández del Campo. El Condestable de
Castilla, en un informe para la Reina regente, fechado 10 de octubre del
mismo año, escribía:
«Sobre la formación de los regimientos no he hallado ninguna uti-
lidad por ningún lado porque, por la parte de los soldados, se ha visto
su repugnancia para venir en esta nueva forma; por la del servicio de
VM se aumentan los oficiales y se quitan los pies a las naciones, y con
ellos, la emulación que en las ocasiones se experimenta proceden me-
jor. Y habiendo establecido los tercios que antes había tan grandes ca-
pitanes generales como los que los dispusieron, no es dudable que se
deberían dejar como estaban, sin introducir nuevas formas. Conviene
por esto al servicio de V.M. volverlos a reducir a Tercios, por ser lo que
siempre se ha acostumbrado en este Ejército».
Hubiera sido muy fácil advertir que ésta nueva relación de Sotto no correspondía a 1668, pe-
ro no hice ninguna comprobación en su momento. Aquel año, las unidades en servicio con-
sistían en 6 regimientos de caballeria española que sumaban 27 compañías; 2 italianas con 6;
2 borgoñonas con 7; 19 valonas o “del país” con 74 y 14 alemanas con 93 cias. En total, los 43
regimientos sumaban 203 compañías. ¿Entonces, a qué época corresponde?

Ya hemos visto como el listado de unidades que toma de Clonard en la pág. 280 correspondía
al año 1673; pues bién, ésta otra es básicamente la misma. Una vez que saca de la primera a
los tercios de Francisco de Cardona (al que traspone con el del barón de Wesemael),
Antonio
Pimentel de Prado
, el conde de Roeulx y el caballero d'Ennetières, quedarían las mismas uni-
dades excepto el Tercio del barón de Lietberg (pg. 282), no incluído en la relación de Clonard
aunque existía desde 1667. No poseo el tomo IV de la "Historia Orgánica", aunque copié di-
cha relación hace años en la B.N. Quizá lo pasara por alto, porque no me caben dudas de que
Clonard si debió tomarla de algún documento original, que utilizaba con frecuencia aunque
lo exhumaban sus colaboradores. De hecho, Clonard comete algunos errores de transcrip-
ción (Vaudemont por D'Audemont, que son personajes distintos; Hosribeck por Holsbecq o
Holsbeecke, etc.) que Sotto repite impenitentemente; ello, junto al anacronismo de las briga-
das, me hace sospechar que quiza no hiciera otra cosa que aderezar la relación anterior sin
basarse en nuevas fuentes. Estos recursos, que hoy escandalizarían, eran frecuentes entre los
escritores militares de aquel tiempo (década de los 60 del siglo pasado), en que aun podían
verse en nuestras calles carros tirados por jumentos. No hay acritud en mis palabras, simple-
mente quiero argüir que determinados  hábitos o prácticas no puede disociarse de las circuns-
tancias de su tiempo. De todas formas, la época de ambas relaciones está muy bien cubierta
documentalmente en Simancas, gracias a lo cual podemos datarlos a finales de 1673, justa-
mente cuando ya se habían producido los relevos de Antonio de Leiva, hijo del conde de Ba-
ños, en el tercio de Bernardo de Salinas,  embajador en La Haya y Londres, donde lograría
cerrar la paz de Westminster (19.II.1674); de Jean Baptiste Bassecourt, señor de Huby, en el
que tuvo Diego de Rada y del marqués de Morbecque en el regimiento del marqués de Baden.
Aun consta el tercio de Antonio Francisco Javier, que moriría a causa de las heridas recibidas
en la batalla de Seneffe (11.VIII.1674) y sucedió después en Antonio de Jáuregui.

El Barón de Lietberg (Litberghe en nuestros textos) fue capitán de caballería del tercio que se
formó en 1649 al conde de Rennenbourg, al que sucedió en 1652 el barón de Lombeke (Lom-
becq en valón), del cual tomó el mando en 1657. El tercio fue disuelto en 1661, pero su com-  
pañía quedó viva. En 1667 se le formó un regimiento nuevo, luego reconvertido en tercio de
caballería al pie del pais (1669), y en 1682 recibió el mando de otro de corazas españolas, re-
formado en 1684, cuando ascendió a sargento general de batalla.
Anton Ignace Schetz (1642-1672), barón de Wesemael (Wezemaal), primogénito de
Lancelot
Schetz, conde de Grobbendonck, recibió  en 1667 uno de los nuevos tercios de caballería va-
lona que mandó hasta su muerte en Woordem (Holanda), en 1672. Su tercio sucedió en el
Príncipe de Chimay, pasando en 1676 a Leon de Rocca, baron de Feurs.

Naturalmente que muchas unidades militares, independientemente de la duración de su vida
orgánica, sufrieron frecuentes cambios de denominación hasta que se adoptó en España la
utilización de nombres perpetuos (1707 para la Infantería y 1718 para la Caballería). Pero an-
tes hubo muchas que los tuvieron, tanto en la infantería (tercios  de Nápoles, Lombardía, Sa-
boya, Sicilia, etc) como en al Arma montada (trozos de Rosellón, Ordenes, Milán, Valones,
Extremadura, etc.). Es curioso que la mayoría de los trozos de caballería que se formaron en
la Península durante la segunda mitad del siglo XVII llevaran un nombre fijo, siendo más ra-
ros los que se conocieron por el apellido del comisario general que los mandaba. Por otra par-
te, hay que tener presente la existencia de gran número de unidades de corta vida, como po-
drás advertir echando un vistazo a las relaciones que vengo publicando sobre los tercios de
infantería que sirvieron en Flandes. En su momento, tocaremos también las de Caballería. Por
último, repara también en los frecuentes cambios de mando de las unidades, tres de los cuales
nos han permitido aquí datar las dos relaciones que publicó Sotto en el otoño de 1673.

El R.C. FARNESIO no se creó hasta el 17.III.1669, en la persona del conde de Trauttmans-
dorf, digan lo que digan los historiales del regimiento y el R.D. de 16.IV.1741, a la postre fru-
to de una investigación histórica realizada con las posibilidades técnicas del siglo XVIII. Es
cierto que en 1649 se creó un Tercio de Caballería valona a nombre del Príncipe de Hesse
Homburg (el Hesemburgo que citas) y que, como verás, aparece en la relación de unidades
existentes en 1649. Pero no es menos cierto que dicho tercio de Caballería, como todos los
creados aquel año que todavia sobrevivían, fueron reformados (es decir, disueltos) entre 1660
y 1661, desapareciendo su continuidad orgánica y el posible entronque genealógico con cual-
quier otra unidad posterior. En rigor, puede reconstruírse el historial del R.C. FARNESIO
desde la mencionada fecha de 17.III.1669, como publiqué en R&D-7, pgs. 106-110, resolvien-
do una consulta formulada por Carlos Molero, que luego no se atrevió a contradecir lo que
tradicionalmente venía aceptándose y publicó lo que quiso con resultados ciertamente lamen-
tables; no importa si no son muchos quienes puedan juzgarlos tan severamente.
Juan Antonio Pimentel de Prado y
Olazábal (Torrelaguna, 1626 - Idem,
1708), aparece frecuentemente citado
en nuestros textos como An- tonio
Pimentel, por lo que a menudo se le ha
confundido con su tío Antonio Pimentel
de Prado y Blanca (en la ilustración,
grabado de P. Jode), pretendido
amante de la reina Cristina de Suecia.
El sobrino, a quien se cita en el texto,
comenzó a servir en 1652 en el Tercio
de la Armada, asistendo al asedio y
toma de Barcelona (13.X.1652);
después sirvió en Extremadura, donde
fue capitán de infantería y de caballos
corazas. En 1672 se le proveyó el
mando de un tercio de caballería que
embarcó en La Coruña hacia Ostende,
donde aportó en abril. Mandaría dicho
tercio durante 13 años, hasta 1685, en
que fue designado capitán general de
Trinidad de los Buenos Aires (R.D.
1.II.1685), al que rehusó para continuar
sirviendo en Flan- des. El mismo año
realizó una misión diplomática ante la
corte de Felipe Guillermo de Neuburg
(1615-1690), elector del Palatinado y
padre de Mariana (1667-1740),  futura
reina de España (1690-1700).
En 1688 recibió el gobierno de
Charleroi (25.VI), graduándose poco
después de sargento general de
batalla (24.VIII.1689). Tras la batalla de
Neerwinden (29.VII.1693), los franceses
sitiaron dicha  plaza, junto al rio
Sambre; abandonado a sus propias
fuerzas, opuso una tenaz resistencia
antes de verse forzado a capitular
honrosamente (11.X.1693), logrando
desorganizar al enemigo que nada más
pudo em- prender aquel año y se
mantendría a la defensiva durante todo
el si- guiente. Por su memorable de-
fensa, Carlos II le concedió el título de
marqués de La Florida (26.X); después
fue maestre de campo general de
Cataluña (11.IX.1697),
castellano de
Amberes (1698) y de Milán (10.V.1702),
de cuya fortaleza sería el último de los  
gobernado- res por el rey de España.
Sobre él y su tío he redactado amplios
ar- tículos para el Diccionario biográ-
fico español (en prensa), que publicará
próximamente la Real Academia de la
Historia.
RESUMEN: Hemos establecido que la primera de las relaciones publicadas por Sotto Montes (pg. 280) es
copia de la que publicó un siglo antes su antepasado el conde de Clonard y quizá la segunda (pgs. 282-83)
esté inspirada en la misma, como sospecho. Aunque el conde de Clonard no supo a qué fecha correspon-
día la suya, hemos podido datarla en el otoño de 1673. Sin embargo, hemos visto también que dicha rela-
ción contiene omisiones (Tercio de Lietberg) y errores de transcripción, por lo que vamos a testarla, segui-
damente, con la revista de 21 de noviembre de 1672, cuyo original conserva el Archivo de Simancas. Des-
pués comentaremos las diferencias que aparezcan, pero antes quiero llamar la atención sobre un cambio
en las columnas que siguen. Mientras que la primera tabla distinguía a los soldados entre montados y
desmontados, ésta lo hace por su nivel de sueldo ya que los oficiales reformados, aun sirviendo como sol-
dados, no cobraban como tales sino que percibían algo mas de la mitad del sueldo correspondiente a su
grado. Estas columnas tienen ahora para nosotros un interés táctico, en tanto que nos permiten evaluar la
fuerza, capacidad operativa e incluso la experencia de los cuadros (directamente proporcional al número
de reformados), pero no hay que olvidar que, en su momento, los móviles eran puramente administrati-
vos, no sólo por la diferencia de sueldos entre soldados u oficiales reformados, sino también en relación al
"utensilio" (prest de paja y cebada) pagado a quien tenía que mantener a su caballo.
UNIDADES DE CABALLERÍA DEL EJÉRCITO DE FLANDES SEGUN LA MUESTRA
DE 21 DE NOVIEMBRE DE 1672
CIAS
OFIC
SOLD
OFIC
REF.
TOTAL
COMPAÑIAS DE GUARDIAS
         
1.—COMPAÑIAS DE GUARDIAS DEL GOBERNADOR
3
39
253
92
384
2.—CIA DEL GENERAL DE LA CABALLERÍA
1
11
93
26
130
3.—CIA DEL TTE GRAL FRANCISCO ANTONIO DE AGURTO
1
10
70
18
98
4.—CIA DEL TTE GENERAL FRANCISCO MARCOS DE VELASCO
1
10
79
1
90
                                               TOTALES ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
6
70
495
137
702
TERCIOS DE CABALLERIA ESPAÑOLA
         
1.—DIEGO DE RADA Y ALVARADO> 1673, SEÑOR DE HUBY (WAL NO. 13)
4
41
180
15
236
2.—ANTONIO LUIS DEL VALLE (ESP. NO. 8)
5
52
225
21
298
3.—ANTONIO FRANCISCO JAVIER (ESP. NO. 6)> 1674, JÁUREGUI
5
51
73
25
149
4.—BERNARDINO DE SARMIENTO (ESP. NO. 7)> 1675, ISASI        
5
51
225
19
295
5.—BERNARDO SALINAS Y ROMAN> 1673, ANTº DE LEIVA (ESP. NO. 4)
3
32
135
12
179
6.—EUGENIO LOPEZ DE ULLOA (ESP. NO 2) [DISUELTO EN 1685]
4
40
180
19
239
7.—JUAN ANTº PIMENTEL DE PRADO (ESP NO. 3)
1
7
74
2
83
8.—FRANCISCO DE CARDONA (ESP. NO. 5). [DISUELTO EN 1681]
1
8
83
4
95
TOTALES ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
28
282
1.175
117
1.574
TERCIOS DE CABALLERÍA ITALIANA
         
1.—MARIO CARAFA (WAL. NO. 8)
7
72
315
24
411
TERCIOS DE CABALLERÍA VALONA Y BORGOÑONA
         
1.—BARON RENÉ ALBERT DE BOULERS (WAL. NO. 1)
3
32
135
10
177
2.—BARÓN DE COURRIÈRES (WAL NO. 2)
4
40
180
16
200
3.—JEAN FRANÇOIS D’ENNETIÈRES (WAL. NO. 9)> 1675, DUPUIS
4
41
180
20
241
4.—BARÓN DE QUINCY [OMITIDO]> 1675, AUDRIGNIES
4
39
180
22
241
5.— F. DES ARMOISES, BARON DE MIRECOURT> CONDE DE ROMRÉE (W7)
4
41
180
19
240
6.—ANTON IGN. SCHETZ, SR DE WESEMAEL (†1672)>  CHIMAY (W4)
4
40
164
13
217
7.—CHARLES G. DE FIENNES, SEÑOR DE LUMBRES  [OMITIDO]       
4
37
225
23
285
8.— BARÓN DE SAINT JEAN DE STEEN  (ESP. NO. 1)           
5
51
225
26
302
9.— SEÑOR DE FEUX (WAL NO. 12)
5
51
225
17
293
10.—EMMANUEL DE KESSEL, SEÑOR DE GAVELENS (WAL NO. 10)
5
49
225
15
289
11.—BARÓN DE LIETBERG (LITTENBERG) [OMITIDO]       
4
41
180
12
233
12.—FERDINAND DE MÉRODE,  CONDE DE MÉRODE-MONTFORT (WAL 11)
4
41
180
14
235
13.—PHILIPPE DE GULPEN, SEÑOR D’AUDEMONT (MONS) [WAL NO. 3]
4
41
186
2
229
14.—CONDE DES ROEULX (WAL NO. 5)
2
21
91
5
117
TOTALES ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
         
REGIMIENTOS DE CABALLERIA ALEMANA
         
1.—MARQUÉS DE BADEN > 1672, MARQUÉS DE MORBECQUE (ALE
5)              
6
96
270
13
378
2.—BARÓN DE HOLSBECQ (HOLSBEECKE)  (ALE NO. 7)          
5
68
225
11
304
3.—DUQUE DE HOLSTEIN  (ALE NO. 2)            
7
121
315
18
454
4.—PRÍNCIPE DE VAUDEMONT, HIJO DEL DUQUE DE LORENA (ALE NO 6)
6
100
270
41
411
5.—PRÍNCIPE DE SALM  (ALE NO. 1)           
5
79
225
15
319
6.—CONDE DE EGMONT (ALE NO. 4)       
3
30
135
6
171
7.—CORONEL WALDENBURG (ALE NO. 3)             
4
43
180
10
233
TOTALES ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
36
537
1.620
114
2.271
REGIMIENTOS DE DRAGONES
         
1.—NICOLAS RICHARD DUPUIS
15
165
748
7
920
REGIMIENTOS DE CROATAS
         
1.—CORONEL HAJDER
4
50
180
14
244
TOTAL GENERAL ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ... ...
         
COMPARACIÓN DE LA TABLA DE 1672 CON LA PUBLICADA POR CLONARD (1673):

—Caballería española:
Contando con las sucesiones de Leiva —en el tercio que fue de Salinas— y de Bassecourt de Huby —en el
Diego de Rada— se mantiene el mismo número de unidades, aunque Clonard incluye entre ella al tercio
de St. Jean (borgoñón), que compensa la aparición de Huby entre los valones. Por otra parte, el tercio
valón del barón de Feux sería puesto al pie de corazas españolas en 1673.

—Caballería italiana, borgoña y del pais (valona):
Clonard relaciona a 13 unidades, incluyendo el tercio nuevo de valones del conde de La Motterie,  forma-
do en el invierno de 1673, que no puede figurar en la relación de 1672 y que, a efectos comparativos, res-
tamos a la suya. Por lo tanto, serían 12 unidades en tanto que la revista de 1672 relaciona 15 (incluyendo
la italiana de Carafa, que hemos puesto aparte). Las diferencias se concretan en los tercios del barón de
Quincy, del señor de Lumbres y del barón de Lietberg, remarcados en amarillo en nuestra tabla: el pri-
mero existente desde 1667 y los otros dos formados de nuevo en 1672; los tres servirían bastantes años y el
de Quincy se convirtiría, al correr del tiempo, en el recientemente desaparecido R.C. FARNESIO. ¿Por qué
entonces no constan en la relación de Clonard, que debió copiarla en el Archivo de Simancas?

Volvamos a la utilidad de aquellas revistas en su tiempo, que respondían fundamentalmente a necesida-
des administrativas. Lo que el rey de España quería y precisaba saber era el coste del ejército que él paga-
ba, pero había otra fracción del Ejército de Flandes, mucho más reducida, que costeaba la Jefatura de
Finanzas de los Paises Bajos con los impuestos que allí se recaudaban, comprendiendo la mayor parte de
las guarniciones, las llamadas compañías de Carlos V y casi todas las compañias sueltas, tanto de infan-
tería como caballería, artilleros y marinos que servían indepedientemente de las grandes unidades (ter-
cios y regimientos); por último, se pagaban también algunas de éstas grandes unidades, aunque pocas,
porque sobre la economía local descansaban casi todos los gastos de provisiones y suministros al ejército.
La vida orgánica de una unidad militar era independiente de su sistema de financiación y algunas estu-
vieron pagadas alternativamente por el rey o por finanzas (por emplear la terminología de entonces). El
problema para el historiador es que los justificantes de lo pagado por la Administración local se preserva
en los Archivos generales del Reino de Bélgica, en Bruselas, siendo raras las ocasiones en que se enviaban
copias a la metrópoli.  Además, el presupuesto de la Jefatura de Finanzas, que se fijaba anualmente, era
objeto de árduas negociaciones, cambiando frecuentemente la cuantía y el destino de los fondos. Otro
problema, no menor, nace del sistema contable de la Jefatura de Finanzas, que desglosa todos sus pagos
por provincias y ciudades, siendo realmente complicado reconstruir los pagos de grandes unidades, gene-
ralmente alojadas en diferentes lugares, cubriendo a veces amplios radios. En fin, he echado un vistazo a
una de esas enrevesadas relaciones —la más inmediata a mi alcance, del año 1675— y parece colegirse que
aquel año la Jefatura de Finanzas pagó —hablando de grandes unidades de Caballeria— sólamente al
Tercio del Conde la Motterie, cuya compañía coronela se hallaba en Lincquen (Provincia de Flandes).
Pero no resulta nada improbable que en 1672, justo el año en que se declaró la guerra a Francia,  hubie-
ran estado a su cargo los tres tercios arriba mencionados: Quincy, Lumbres y Lietberg, quedando así
justificada su ausencia de las listas del ejército pagado por el Rey de España.

3.—Caballería alemana:
Contando con las sucesión del marqués de Morbecque en el regimiento que tuvo el marqués Hermann de
Baden,  que pasó a mandar otro de infantería, se mantiene el mismo número de unidades.

                                                                                                                                                
JUAN L. SANCHEZ
Researching &
Dragona
This page
requires
JavaScript to
display properly.